Coronavirus: últimas novedades de Remington - LEER MÁS

Últimas noticias y consejos

Descubre las últimas tendencias y consejos de belleza.

¿Estudiante de Harvard o rebelde sin causa?

Opinamos que en lo que a estilo y moda se refiere, todo se reduce a la yuxtaposición, y ninguna década ilustra mejor este principio que los años cincuenta. Las dos tribus de estilo de esta época no podían ser más diferentes y, sin embargo, ambas consiguen llegar muy alto en el marcador de estilo.

A mi derecha: el estudiante de Harvard, encantador y vestido como un pincel.

A mi izquierda, ceñudo y con expresión intensa: el estiloso rebelde sin causa, con el pelo engominado hacia atrás.

Estudiante de Harvard

Este estilo de niño bien surgió a raíz de las prendas que lucían los estudiantes de las universidades más prestigiosas de Estados Unidos, la llamada Ivy League. Se trataba de un look con clase y muy codiciado, que conllevaba intelecto y dinero; el estudiante de la Ivy League siempre se vestía para llamar la atención y lucía un encanto impecable a juego.

Ropa:La sofisticación y la clase eran inherentes a toda prenda que llevaban los estudiantes de la Ivy League. Desde sudaderas, polos, pantalones chinos y zapatos Oxford, hasta una chaqueta de traje más formal con su corbata bien conjuntada.

Pelo:El corte típico de este estilo era con brillo, corto y, sobre todo, peinado con esmero. La pomada para el pelo era muy utilizada para crear este estilo liso hacia atrás, aportaba brillo y era fundamental para suavizar el pelo con la mítica raya a un lado.

Rebelde sin causa

Todo lo relacionado con esta tribu urbana era molón, desde su comportamiento hasta sus cortes de pelo; eran los chicos malos del barrio. Amantes de las motocicletas, los coches y el rocanrol, llevaban el estilo de vida que todo ello conllevaba y todos querían ser como ellos; desde los iconos de Hollywood hasta los adolescentes más rebeldes.

Ropa:Los rebeldes sin causa vestían de forma sencilla. Una camiseta básica blanca o negra, una chaqueta de cuero y vaqueros con los bajos vueltos. En esencia: mínimo esfuerzo con máximo impacto.

Pelo:Una cosa sí está clara, esta tribu no tendría causa, pero sí toneladas de gomina. Además de una buena ración de este producto cosmético, elegían bien un look con tupé, bien un corte cola de pato (ducktail). Estos dos estilos no se parecían en nada a ninguna de las otras tendencias de la época, ¡eran unos rebeldes!

Use translation key: CONVAR_DESCRIPTION